domingo, 23 de noviembre de 2008

Soy una acérrima fan de cualquier cultura antigua que huela mínimamente a romanticismo exótico y aventura ambientada en el siglo XIX. De hecho, me encantan las novelas de aventuras del siglo XIX.

Toda mi vida he deseado fervientemente viajar a lugares lejanos: Japón, China, Tíbet, India... No necesariamente en ese orden aunque, obviamente, Japón ocupa el primerísimo primer puesto en la lista. De estos lugares exóticos el más lejano que he hollado con mis pezuñas es Turquía, por lo que podría decirse que, en el fondo, no he salido de casa todavía. Aunque he estado en Buenos Aires y Montevideo, pero estas ciudades pertenecen a una categoría de la que ya hablaré en otra ocasión.

El caso es que he ido observando que en el mundillo friki, con el aumento del poder adquisitivo (de los padres normalmente) han aumentado el número de colecciones, de figuritas, de salones, de tiendas, de asociaciones y por supuesto, de viajes a Japón.
En algunos casos, estos viajes son para empaparse de cultura y en otros para fines más lamentables que pasaré a comentar en breves.

Esta maravillosa foto es del New York Times, por cierto.

Antes de hacer mi lista, quiero hacer una pequeña aclaración: cada uno, obviamente, va a Japón por lo que quiere (al fin y al cabo, uno puede hacer con su dinero lo que quiera), pero eso no significa que tenga que respetarle ^^

Tipos de viajes a Japón:

1.- El estudiante/becado: es gente que estudia una carrera determinada y se le ofrece la posibilidad de realizar una beca en Japón. No siempre es gente que ha desarrollado a lo largo de su vida una especial devoción por la cultura nipona. Vamos, que se van a Japón como quien se va a Barcelona o Madrid a trabajar o estudiar. También entran en esta categoría estudiantes de japonés que van allí a practicar el idioma.

2.- El "voy porque está de moda": y es que, no nos engañemos, hoy en día si te vas de vacaciones a tu pueblo o a cualquier sitio dentro de la parte de España que se encuentra dentro de los límites costeros de la Península Ibérica, eres un desgraciado y tus vacaciones son una mierda. Así que, cuanto más lejos te vayas, más status adquieres. Aunque seas una persona de la categoría intelectual de un caracol (con todo mi respeto para los caracoles), vuelves habiendo aprendido más sobre Japón en los 10 días que duró tu viaje, que cualquier persona que lleve soñando con ese viaje desde los 14 años. 

3.- La "como fui a China, ahora me voy a Japón": pongo "la" y no "el" porque pienso en una persona en concreto al escribir esto. En realidad pertenece a la misma categoría que el anterior, pero con una pequeña diferencia. Las personas que pertenecen a esta categoría, además, presumen del peazo viaje que se han cascado, te dicen cosas como "ah, pero... ¿nunca has ido?" (como si hablara de ir a comer a un Mcdonalds) y luego dejan ver claramente que no sólo son unos incultos desgraciados sino que además no tienen ninguna vergüenza al decir cosas como "si mira, yo en japonés se decir buenos días: Nihao!!". Tuve el inmenso honor de haber sido receptora de esta perla anoche mismo. De ahí viene este post. Se caracterizan por ir en viaje organizado y quejarse continuamente de que no les gusta la comida.

4.- El otaku medio: Ésta es la gente que más respeto me merece. Por los casos que he conocido, no dejan de ser gente que ha soñado con ir a Japón, han ahorrado/trabajado para pagárselo y han ido. Han comprado todo lo que querían, han visitado lo que había que visitar y han probado comida que en España es más difícil de encontrar. Espero estar en esta categoría pronto ^^

5.- La Gothic Lolita/Visualera/Osharera/etcétera xD: Y por fin, llegamos a mi categoría favorita de todas las categorías. Porque, ¿cómo llamaríais a una persona que con el dinero de sus padres se paga un viaje a un país lejano para gastárselo todo en ropa y, TAL VEZ, visitar algún lugar de cierto interés cultural? Exacto. Pero en este caso, ser pijo no es malo porque, ah... estás yendo a Japón a comprar marcas underground. Si te fueras a París a comprar Chanel, serías lo más pijo del mundo y merecerías la muerte. Pero como te vas a Japón a comprar Baby, the Stars Shine Bright, entras en la categoría de "friki", con lo que lo de ser pijo pasa a un segundo lugar.

Recuerdo cuando quise irme de interraíl. Mis padres no me dejaban ir y no me quisieron dar ni un duro para pagarlo. Así que tuve que ahorrar durante un año y medio del dinero de las comidas, cafés y tabaco. Eso para ahorrar las 100.000 pelas (600 €) que costaba mi viaje. 
Ays...

Una vez más, lanzo a los cuatro vientos mi grito de guerra: Japón no es sólo Harajuku.
De hecho, en el viaje a Japón (el primero!) que con un poquito de suerte haré este verano, me planteo seriamente siquiera pasar más de un día en Tokyo. Ya veremos, ya veremos...

Id con Amaterasu, jóvenes frikis.

2 comentarios:

Leo dijo...

Estoy en el 4!! Yujjuuuu!!
Soy del grupo que no sabe nada de manga, tiene un limitadísimo conocimiento de los videojuegos o de la tecnología.

Pero cuando pensé en dónde ir, llegué a la conclusión de que Japón es un mundo distinto, que tengo 31 palos y que, de momento no tengo hijos.

Aunque me pasé ahorrando un huevo, puedo decir que es uno de los viajes más impresionantes que he hecho y certifico que debe ser muy difícil encontrar un mundo tan distinto al nuestro, que no suponga pasar 7 días en una selva para ver a un tío con una pluma en el pito, claro.

Tú sí que lo vas a disfrutar, porque hablas el idioma, porque en tu caso va a ser casi como "ir a casa" con todo lo que sabes sobre ese país. Estoy deseando que vayas, y me cuentes cómo es "Tu Japón"

La Jiza dijo...

WEEEEEEEE :D

Yo quiero ir prontooo >_<