martes, 10 de febrero de 2009

AR(S)CO

Bueno. Pues ha llegado el momento.

Hoy voy a revelaros la Verdad Universal. Cómo ser un artista en unos sencillos pasos.

Para ser un artista no hace falta saber dibujar, fotografiar o pintar. Eso es para pringados. Lo que importa es saber de arte. No importa que no sepas hacer la o con un canuto, porque tú has sido tocado por el dedo divino de Dios.
Aunque seas ateo.

Pero para ser un auténtico artista contemporáneo no sólo hace falta que hayas sido tocado por el dedo de Dios. Hace falta cumplir una serie de requisitos sin los cuales jamás podrás entrar en el mundo del arte.

El primer requisito es tener un aspecto apropiado, cumpliendo la siguiente lista:

- Vestido de ropa informal. En el mundo del arte, si vas de traje y corbata te meten de hostias. Así, sin preguntar. Y por supuesto, aunque tu ropa sea de marca y más cara que todo el guardarropa de la que suscribe, sin que se note. Si eres hombre es FUNDAMENTAL la americana de pana. Si se te olvida también te dan de hostias.

- Gafas. A ser posible de pasta, y mejor aún si no son negras. Las negras son para los que hacen imagen y sonido, lo cual es claramente una manifestación "menor" de las bellas artes.

- Bolso gigante si eres mujer. Da igual que dentro sólo lleves la cartera y las llaves. Tu capacidad como artista se mide en el tamaño. Del bolso. En el caso de los hombres, una cartera (alias messenger bag) es absolutamente necesaria.

- Libros. Siempre debes llevar encima algún librito en edición de bolsillo, las tapas duras son sólo para los best-sellers y tú como artista no lees esa basura. Esto del librito puede parecer una chorrada, pero es muy importante. El libro debe ser muy finito, con un nombre que dé idea de que no es una novela pero que sea lo bastante críptico como para que nadie salvo un iniciado como tú sepa de qué va. También es opcional llevar los folletos de alguna galería de arte, exposición o ese tipo de lugares que frecuentan los que son como tú. Y el periódico de turno, con el suplemento cultural cuidadosamente doblado y separado.

- Depilaciones. En las mujeres es opcional, pero en los hombres, el afeitado NO es una opción. Aféitate sólo cuando puedas hacerte coletitas en la barba. Y procura que no te vean afeitado. Es de yuppies.

Una vez has cumplido este sencillo check-list, ya tienes una parte muy importante del proceso de ser artista: el PARECERLO.
Observad que en ningún momento he mencionado que debas llevar cuadernos para dibujar, o lápices para tal fin.
Pero lo que sí puede salvarte el culo en el hipotético caso de que alguien te acuse de no ser un artista es llevar un cuadernito/diario en el que anotas tus sensaciones diarias. A ser posible en tinta negra y con letra lo más abigarrada posible. Y lo que es fundamental: las tapas del cuaderno deben ser de cartón duro y deben estar manchadas de tinta o pintura. Como si casualmente, en uno de tus espontáneos brochazos sobre el lienzo, el óleo hubiera salpicado sobre tu cuaderno.
Aunque no pintes ni tengas la más remota idea de cómo hacerlo. Da igual.

Una vez tengas todo esto, debes saber por dónde moverte: galerías de arte, obras de teatro alternativo, conciertos de jazz... Olvídate de tus amigos jevis de la facultad. Olvídate de tus amigos o parientes pijos. Olvídate de tu prima la choni.
Estás por encima de todo eso. Si el Universo fuera justo, tú habrías nacido en el Soho de Nueva York. Pero los Hados quisieron que nacieras en España. Recuerda: has sido tocado por el dedo divino de Dios. Estás por encima de la plebe. De la chusma. Has venido a redimirlos y morir por sus pecados, como una especie de Jesucristo de las Artes.

El siguiente paso es encontrar una actividad que te dé dinero sin que parezca que trabajes. Y de paso, algo que te dé una excusa para comprarte un ordenador de diseño. Ser crítico de arte, por ejemplo, es una opción. Trabajas poco y desde casa, y eso en teoría te obliga a ir a todo tipo de exposiciones y eventos relacionados con el mundillo. Otra opción es ser profesor en la Universidad, pero eso es un destino reservado sólo para unos pocos elegidos.
Si no encuentras un trabajo que se ajuste a tus necesidades intelectuales, siempre puedes probar a recurrir a la fortuna familiar. Después de todo, el mundo te lo debe.

Una vez tengas tu necesidad de dinero cubierta, debes encontrar un apartamento que se ajuste a tu vida bohemia y contemplativa de artista contemporáneo. Una buhardilla en Malasaña, un pequeño estudio en el centro, un piso compartido con gente joven de distintos países, una antigua fábrica reconvertida en loft... Hay un sin fin de posibilidades. Lo que nunca debes hacer es vivir con tus padres o con tu pareja. Si estás casado, cosa que automáticamente te convierte en un cerdo fascista, debes estar en trámites de divorcio o bien debes estar en una pareja liberal que permite las relaciones homosexuales o el amor libre o el sadomasoquismo extremo.
Recuerda: estás por encima de los prejuicios de la sociedad. Eres un artista contemporáneo.

Una vez encuentres un apartamento que se ajuste a tus necesidades, decóralo con fotografías en blanco y negro, mete un sofá Luis XIV de color rosa fucsia en un salón hiper minimalista y haz fotos en blanco y negro de tus genitales para colgar por las paredes del pasillo. Y por supuesto llena tus estanterías de libros de todo tipo de formas, colores y estados de conservación. Todos ellos sin excepción deben tratar del arte moderno. No debe haber ninguna novela, ninguna enciclopedia ni ningún diccionario.
En la mesita baja debes tener libros de tapas duras de tamaño king-size a todo color sobre los grandes artistas clásicos.


Y una vez ya tienes todo esto, puedes empezar a considerarte un artista moderno. Para ello necesitas seguir las siguientes actitudes:

1.- Eres el enviado de Dios al mundo. Recuerda. Has sido tocado por su dedo divino. El mundo te lo debe todo. Eres el artista definitivo. Miguel Ángel te haría una mamada llorando de felicidad si siguiera vivo.

2.- Nada es arte hasta que tú opines al respecto. No importa que sea una montaña de basura maloliente. Si para ti es bello, entonces es arte.

3.- Todo lo que no se exponga en galerías de arte es automáticamente considerado como "menor". No importa que sea un cómic creado por Velázquez. Es basura. Debes contemplarlo empujándote la montura de las gafas con gesto de quien ha olido un pedo ajeno.

4.- El café te lo tomas en una cafetería, solo, mientras lees el periódico o anotas en tu cuadernito de tapas duras casualmente manchadas de pintura.

5.- El resto de tus conocidos son una panda de incultos analfabetos y debes hacérselo saber a cada instante. Sin embargo, todos ellos deben rendirte pleitesía a casa paso que das o a cada palabra que salga por tu boca.

6.- Debes ahorrar con mucha ilusión para ir al menos una vez en la vida de peregrinación a ARCO.

Ah... ARCO. La feria de arte de Madrid. En palabras de mi profesor de Anatomía, "el mercadillo del arte". El lugar al que debes ir para estar a la última en tendencias artísticas. No importa que sea un perro muriendo de inanición en una esquina. No importa que sea un trozo de mierda de mono estampado en un lienzo con todas tus fuerzas.
Está en ARCO, así que es Arte. Y no sólo Arte. Arte moderno.

La gente que desprecia el arte moderno son una panda de incultos. Los grandes clásicos están muy bien, pero hoy en día cualquiera puede hacer eso. Que te lo pregunten a ti, ¿verdad? Hoy en día priman las sensaciones. Los sentimientos. Un artista debe sorprender. Debe ser revolucionario. Y por supuesto, debe despreciar todo lo que no sea suyo o de su amiguito de turno.

Así que... tal vez vomite en el suelo si un día decido pasarme por ARCO. Le pondré un marco bonito alrededor y diré que mi creación se llama "SENSACIONES QUE ME PRODUCE ESTA PUTA BASURA".

OH.

2 comentarios:

Leo dijo...

Mira, me he reído tanto, que no puedo ni hacer comentarios... Lo ví en su día y hoy lo he vuelto a leer, y no he parado.
Sin generalizar, cuánta verdad hay en lo que dices en muchos casos!

La Jiza dijo...

sin generalizar... sí, hay mucha verdad ;)
me alegro de q te haya gustado, ha sido una pequeña venganza que he hecho también por ti :)