jueves, 7 de mayo de 2009

Por qué no se debe tomar en serio lo que se lee en un blog

A raíz de la polémica creada en algunos de mis últimos posts (mis lectores habituales sabéis a qué me refiero), me he cansado un poquito, así que he decidido crear una lista de razones por las cuales no hay que tomar en serio las cosas que hay publicadas en los blogs de estos mundos internetosos.

Esta lista está explicada para oligofrénicos. Sí, he dicho oligofrénicos. Y no me he metido con ningún niño actor ni con ninguna autora de libros adolescentes de éxito, sino con sus fans, que es gente a la que no respeto en absoluto porque han venido a este blog a insultarme, a repetir una y otra vez cosas que yo no he dicho y a hacerme perder mi valioso tiempo con estas gilipolleces xD

  1. La mayoría de las ideas expresadas son opiniones. Y las opiniones, como el agujero del culo vulgo ojete, son distintas en cada individuo. Por mucho que la información esté bien escrita y planteada, si tu opinión es diferente nunca estarás de acuerdo con el autor, así que te enfadarás, escribirás un iracundo comentario en su blog, el otro te contestará de mal rollo y lo único que conseguirás será sacarte la bilis. Por ejemplo: Si yo digo en mi blog que no me gusta Frank Miller, un fan del autor puede venir a decirme que soy lo puto peor, que no tengo ni puta idea de cómic, blabla. Pero no voy a cambiar mi opinión ni él la suya. Lo mejor es ignorarlo y punto. Pero no, hay gente que, como los Alis, se traen a su cuadrilla para que llenen el espacio del correo electrónico del sufrido autor.
  2. La mayoría de las ideas expresadas son informaciones sin contrastar. Especialmente en el caso de que alguien dé su opinión (y lo remarco: OPINIÓN) sobre un tema polémico aparecido en prensa, salvo que el autor sea periodista o investigador esa información no tiene valor y probablemente se trate de una simple opinión. Por ejemplo: Si alguien ve los documentales de Zeitgeist y es lo suficientemente culto como para saber que son todo barbaridades, sabrá a lo que me refiero.
  3. En la mayoría de los casos no conoces al autor. A lo mejor es un simple ejercicio de clase de psicología, eso tan terrible que has leído, y el autor lo está usando para analizar la capacidad de respuesta de los individuos por internet. A lo mejor es un puro ardid publicitario. A lo mejor es una persona que tiene un tumor cerebral y utiliza el blog para dar salida a su dolor y sufrimiento. A lo mejor es una persona que simplemente quiere dar su opinión (remarco: OPINIÓN) sobre un tema en concreto. No deja de sorprenderme cómo la gente se toma las cosas de forma tan personal cuando las ve por internet. Y cómo la gente se pone tan gallito al contestar. Yo no escribo sobre opiniones que no me atrevo a dar en público. Me gustaría encontrarme con algunos de mis comentaristas en vivo y en directo para comprobar hasta qué punto llega su gallardía. Y esto me lleva al siguiente punto:
  4. ¿Por qué te importa tanto lo que digan los demás? Si un día vas por la calle andando y oyes a alguien decir "qué feo es tu hijo" con tono serio, le ignoras o puede que te dé la risa, como mucho. Pero si te lo encuentras por internet es posible que le digas algo, incluso que te sientas ofendido por su comentario o que tomes las medidas legales pertinentes. Si alguien ve un cartel por la calle cuyo eslógan sea: "tonto el que lo lea", nadie se va a parar a tomarlo en serio. ¿Por qué todo el mundo se toma tan a pecho las cosas que se leen por internet? Alguien debería realizar profundos estudios psicológicos a este respective.
  5. La mayoría de los blogs permiten los comentarios anónimos: Me hace mucha gracia eso de los comentarios anónimos. Yo tengo habilitada la función de comentarios anónimos precisamente porque me hace gracia recibir de vez en cuando el comentario del hoygan o la chunga de turno a contarme su vida.
  6. La mayoría de la gente que tiene un blog lo tiene como pasatiempo. Para mí, desde luego, es un mero pasatiempo.

Tal vez haya gente a la que le parezca triste estas cosas que comento, pero por lo general suele ser la misma clase de gente que considera triste o incluso socialmente inaceptable quedarse en casa un sábado por la noche leyendo un buen libro o viendo una buena peli, así que tampoco me preocupa en exceso. Por eso, yo tengo un blog en el que puedo criticar con sólidos argumentos por qué la ambientación histórica de cierta serie de TV es una puta mierda, mientras que los que comentan en el blog no pueden pasar más allá del mero "pues ese niño es muy guapo".

Porque ellos nunca fueron al Museo del Prado a ver los cuadros de la España del Siglo XVII (y si fueron, peor todavía).

Y no admito que se me diga que es gente que nunca tuvo ocasión de estudiar, porque el Museo del Prado, amigos míos, es de entrada gratuíta para personas con nacionalidad española. O al menos hace unos años lo era.

Y bueno, eso de momento es todo. Se admiten sugerencias. Yo vuelvo al trabajo.

Esta noche, salvo catástrofe, nueva entrada sobre Águila Roja.

No hay comentarios: